BALANCE DE BLANCOS 2 – COLOR CHECKER PASSPORT

BALANCE DE BLANCOS 2: COLOR CHECKER PASSPORT

colorchecker-pack

 Un práctico utensilio que te permitirá realizar, entre otras cosas, un perfecto ajuste del balance de blancos en todas tus fotografías. Cómo manejar esta útil herramienta con resultados profesionales.

 Qué es la ColorChecker Passport  colorchecker-passport

Se presenta como  un «estuche» con tres tarjetas diferentes:

– Una tarjeta de grises.

– Una tarjeta para calibración de colores.

– Una tarjeta para la aplicación de ajustes creativos.

Además el pack se completa con un software que se integra con Lightroom y Adobe Camera Raw y que permite obtener de perfiles de color en base a los que ajustar las tomas fotográficas para lograr el balance de blancos adecuado en cada toma.

  ColorChecker Passport frente a la Tarjeta de Grises

wb-grey-card

Hasta la aparición de este tipo de accesorios, el balance de blancos se realizaba con la tradicional tarjeta de grises. De hecho, la propia ColorChecker Passport incluye una de éstas tarjetas.

¿Qué mejoras presenta frente a la habitual tarjeta de grises?  La primera de las tarjetas, no sólo permite realizar un cálculo correcto del balance de blancos, sino que nos permitirá fija con precisión el tono y la intensidad de los colores, permitiendo obtener colores vivos y reales.

En lo que se refiere a la tarjeta de ajustes creativos, de una forma sencilla  podremos aplicar calidez o apagar y enfriar paisajes, retratos y cualquier toma.

Funcionamiento de la ColorChecker Passport

colorchecker

Para poder usar la ColorChecker Passport hay que seguir los siguientes pasos desde el CD que acompaña al estuche.

1. Instalar el software necesario. Se compone de tres elementos: la aplicación de generación de perfiles de calibrado desde un fichero DNG (ColorChecker Camera Calibration), el plugin para Lightroom y Camera Raw que también permite generar el perfil de calibrado desde una fotografía y el gestor de perfiles de calibrado (DNG Profile Manager).

2. Hacer una toma fotográfica con las tarjetas de calibrado de color y de ajuste creativo en las mismas condiciones de luz con las que luego tomaremos el resto de imágenes a las que queremos tener un balance de blancos ajustado.

3. Realizar el resto de las fotografías en las mismas condiciones de iluminación sin preocuparte de balancearlas al blanco correctamente,  luego le aplicarás el correcto con la ColorChecker Passport.

4. Importar todas tus fotografías a Lightroom y  buscar la imagen de la ColorChecker Passport.

5. Conseguir el perfil de calibrado de tu cámara desde la fotografía. Para esto debes colocarte  sobre la imagen, y desde el menú de Archivo, seleccionar “ Exportar con ajuste preestablecido “ ColorChecker Passport. También puedes hacer clic con el botón derecho sobre la imagen y elegir Exportar  “ColorChecker Passport”.

Nombraremos el perfil que generamos y a continuación, Lightroom generará el perfil, indicando «Procesando perfil…» y cuando termine nos mostrará el mensaje:  «el perfil se ha generado con éxito» y tendremos que reiniciar Lightroom.

6. Una vez reiniciado Lightroom volveremos a seleccionar  la imagen en la que hemos generado el perfil, pero ahora desde el bloque de revelado y aplicaremos el nuevo perfil en el menú Calibración de cámara / Perfil. Empezaremos a apreciar cambios en a intensidad de colores aunque el balance de blancos aún no se habrá modificado.

7. Aplicar el balance de blancos adecuado, lo conseguiremos usando  el cuentagotas del panel de básicos y aplicándolo sobre una de las dos zonas de la tarjeta que permiten hacer el ajuste de balance. Están en la tarjeta de ajustes creativos y tienen una pequeña muesca. Con esto se ajustará correctamente el balance de blancos.

Llevar el ajuste al resto de fotos.

Con todo el proceso anterior, lo que hemos conseguido es tener una imagen que nos servirá como patrón para el resto de las imágenes. Para ello usaremos los ajustes de sincronización de LightRoom como ya vimos en la anterior entrada del blog.

Ajustes Creativos: Qué son y cómo se usan

La superior es la encargada de los ajustes creativos, mientras que la inferior es la que se usa para la calibración de los colores hay que usar un par de sectores para un adecuado nivel del balance de blancos.

En las dos primera hileras de casillas se encuentran los sectores específicos para la medición del balance de blancos en retratos (fila superior) y paisaje (fila inferior) y permiten ajustar a un balance de blancos neutro (en los sectores con las muescas), o bien un balance de blancos más cálido (hacia la derecha de las muescas), o más frío (hacia la izquierda de la muesca de la segunda fila, ya que sólo está disponible para paisajes).

¿La ColorChecker sólo puede usarse con Lightroom?

NO,  la aplicación ColorChecker Passport, permite generar un perfil a través de una fotografía con formato DNG. Esto será posible abriendo la aplicación o arrastrando la imagen hasta el icono de la misma. La aplicación analiza la imagen y solicitará un nombre para el perfil creado a raíz de este análisis. El perfile creado se puede usar, posteriormente también en Lightroom o en Photoshop CS5 si no usas aquél, o en su defecto Camera RAW.

Manejo de los Perfiles.


colorchecker-profilesSi bien en fotografías de interior no es necesario manejar muchos perfiles, en el caso de fotografía exterior puede ser necesario emplear un buen número de perfiles.

La gestión y el manejo de los perfiles se realiza con el software que viene con el pack, y que se denomina DNG profile Manager. Con él puedes manejar, activar y desactivar perfiles. Es conveniente que se tenga en cuenta que un perfil eliminado no se puede aplicar en  nuevas imágenes o imágenes antes utilizadas.

Los perfiles sólo son aplicables a imágenes que se tomen mediante la misma cámara. Lightroom y Camera Raw, sólo ofrecerán los perfiles activos para la cámara con la que se tomó la imagen a la que se quiere aplicar.

Conclusiones finales.

Es importante que nos concienciemos de que nuestras fotografías ganarán mucho si realizamos la tarea de ajustar el equilibrio de colores y el balance de blancos correctamente. Cierto es que a la ya a veces cansadas tareas de encontrar el encuadre, ajustar las luces, la velocidad, el enfoque y demás, añadirle ahora el ajuste de blancos se puede convertir en un objeto más de pereza, pero debemos tener claro que nuestras imágenes mejorarán en el procesado posterior. Si aún no teníamos bastante para pensárnoslo, el precio puede ser algo que nos retraiga aún más, pero pensad que la fotografía es bonita porque es difícil, si no lo fuera, cualquiera haría fotos sin mayor esfuerzo convirtiendo esto en un acto mecánico desprovisto de sentido artístico.

banner-fotos-en-lienzo

No se admiten más comentarios