REGLAS DEL ENCUADRE FOTOGRÁFICO (II)

REGLAS DEL ENCUADRE FOTOGRÁFICO (II)

Después de hablar de las reglas técnicas sobre el encuadre que vimos en la anterior entrada del blog, las reglas de los dos tercios, la proporción áurea y la simetría dinámica, toca ahora que complementemos las técnicas del encuadre con las reglas de la motivación que nos van a permitir influir más claramente en el espectador, puesto que  intervendremos en su forma de ver la imagen llevándole allí donde nos interesa que se detenga. Veamos cómo hacerlo.

Encuadre2

 

Después de hablar de las reglas técnicas sobre el encuadre que vimos en la anterior entrada del blog, las reglas de los dos tercios, la proporción áurea y la simetría dinámica, toca ahora que complementemos las técnicas del encuadre con las reglas de la motivación que nos van a permitir influir más claramente en el espectador, puesto que  intervendremos en su forma de ver la imagen llevándole allí donde nos interesa que se detenga.

Rellenando el encuadre.

Muchas veces nos olvidamos de su aplicación.

Cuando queremos transmitir algo en una foto, debemos ocupar la mayor parte con ese motivo. Debemos estar seguros de que el protagonista es aquél que queremos que lo sea, sin que haya otras cosas que distraigan al espectador de la escena. Se convierte, de este modo, en el centro de atención.

Es un error habitual querer sacar demasiadas cosas en una sola foto. Al final sólo emborronaremos el mensaje. Si tenemos dudas de un elemento, lo mejor es eliminarlo.

Encuadre3

Espacio negativo

Se consideran los grandes espacios vacíos, normalmente en blanco o negro, dentro de una fotografía, generalmente a un lado.

El alejamiento del elemento central de la imagen, rellenando el resto de la foto de un espacio vacío  transmite una información adicional de soledad, aislamiento o calma a la imagen. Esta regla está enfrentada con la regla de composición consistente en rellenar el encuadre comentada en el punto anterior.

 

Encuadre4

Busquemos apoyo en las líneas naturales.

Las líneas son un elemento de gran importancia en la fotografía. Las líneas nos marcan las formas y contornos convirtiéndose en contenedores de la escena. Con las líneas dirigimos más que con ninguna otra cosa la mirada del espectador allí a donde deseemos.

Las líneas son uno de los elementos más eficaces a la hora de dirigir la mirada de quien contempla nuestras fotos hacia donde queremos que mire. Las líneas horizontales, verticales u oblicuas contienen la escena y aportan sentido a las imágenes.

En especial las líneas paralelas que se unen en el infinito, las líneas paralelas que acaban convergiendo en un mismo punto, capta la mirada de una manera casi hipnótica, sin que podamos dejar de seguir ese camino hacia el infinito. A esta propiedad de las líneas lo llamamos flujo.

Encuadre5

Gestionar el flujo

El flujo es el modo en el que la mirada del espectador se mueve de una parte de la fotografía a otra. El flujo en una fotografía se perfecciona mediante el uso de líneas. Pueden ser horizontales, verticales, diagonales, convergentes o divergentes. A veces el flujo es nítido y claro, como los laterales de un edificio que convergen hacia el cielo), o puede ser menos obvio. En cualquier caso la mirada del espectador debe ser capaz de recorrer los elementos de una parte a otra de la imagen.

El flujo creará en nuestra mente la ilusión de movimiento. Las líneas diagonales suelen verse generalmente como «dinámicas», mientras que las líneas horizontales y verticales se ven como más «estáticas». Equilibrando los elementos estáticos y dinámicos conseguiremos gestionar correctamente el flujo de movimiento en las fotografías.

Encuadre6

Manejar las direcciones

Similar al flujo se comporta la dirección. Crea la ilusión de movimiento. Si en la fotografía hay algo que parezca moverse, debe tener  una dirección en la que se mueve.

 La dirección en fotografía se puede crear de varias maneras. Una figura a punto de cruzar una calle puede transmitir movimiento, porque podemos imaginarla un segundo después cruzando la calle. Del mismo modo, un coche cortado en el lado izquierdo de una fotografía en la que solo se ve su parte delantera, podemos imaginarlo un segundo después al lado derecho de la foto. En particular, en muy notable que las repeticiones de elementos generan un claro mensaje de dirección.

Tramas de repetición

La repetición de los elementos dan un sentido de relación de distintas partes de una imagen.

Un grupo de aves puede estar moviéndose en grupo por el aire, definiendo formas interesantes en el cielo y añadiendo información sobre la dirección de la fotografía.

En algunas ocasiones puede aportar factores psicológicos, como el sentido de la unión y el compañerismo.

Encuadre7

Cómo influyen los colores

Nos apoyaremos en dos tipos de colores, los cálidos y los fríos. Los colores en base a porcentajes de rojos, naranjas y amarillos forman parte de la gama de colores cálidos. Los cianes, azules, verdes y violetas forman parte de la banda de colores fríos.

Hay que considerar los elementos psicológicos influenciados por los colores. Los azules se consideran colores tranquilos, mientras que lo rojos son más activadores.

Gestionando los colores debemos prestar atención al contraste tonal que viene definido como la diferencia de luminosidad entre las partes claras y las oscuras de una imagen.

Encuadre8

El trío fotográfico

Solemos sentirnos atraídos por las sucesiones impares. Un único elemento suele  motivarnos soledad, con dos elementos una foto puede quedar demasiado simétrica o en equilibrio, y cuatro elementos pueden venir a ser demasiados. Por esto solemos sentirnos atraídos por la asimetrías generadas por las series impares. El punto que rompe el equilibrio suele ser el que se coloca en punto fuerte, consiguiendo fijar la mirada del observador.

Encuadre9

Los marcos naturales

A veces encontramos elementos que nos acotan el espacio de manera natural. El centro de interés de la foto queda arropado por algún elemento que ayuda a situarlo. Algunos de estos elementos son muy claros, acotando al objeto principal como puertas, ventanas o puentes. Otros actúan menos obviamente pero llevarán a nuestro inconsciente hasta el punto fuerte que deseamos sugerir . Cualquier elemento que consiga acotar al objeto principal y dirija la mirada hacia el centro de interés, se convertirá en un marco natural.

Es fácil que parezcan más posibilidades de encuadrar emocionalmente una fotografía, de manera que el espectador siga visualmente el camino que nosotros marcamos para que, al final del recorrido por la imagen, llegue al punto que deseamos resaltar y generemos una motivación o una sensación determinadas en el espectador.

En general se trata de eso, la fotografía debe generar sensaciones y emociones que son las que harán que sea una fotografía considerada buena.

Éstas son unas cuantas reglas pero seguro que se os ocurren mas caminos hacia la emotividad, del mismo modo que una fotografía puede motivar de manera distinta a todos los que la observan.

Fotos: Champollion Photo

banner-fotos-en-lienzo

 

 

No se admiten más comentarios