VINILO AL ACIDO: Cómo pegarlo

Siempre que te pones a pegar vinilo de corte, impreso o vinilo al acido, se te queda todo lleno de burbujas y no sabes cómo quitarlas?. Te vamos a decir el truco.
VINILO AL ACIDO

El vinilo al ácido es el que se usa generalmente para la decoración de cristales y espejos, primordialmente. Como detallamos en el artículo dedicado al mismo, se denomina al ácido porque simula el efecto que los cristaleros consiguen sobre el vidrio tratándolo con ácido.

Lo primero y muy importante es cerciorarse de que la superficie esté muy limpia. Esto es necesario porque el vinilo al ácido es translúcido y cualquier pequeña mota acabará arruinando un buen trabajo. Por lo tanto limpiaremos la superficie cuidadosamente con agua y jabón y alcohol de quemar poniendo sumo cuidado en ello. En las ventanas será bueno que saneemos el hilo de silicona que general mente existe en los bordes de unión con los marcos. Con un cutter o una cuchilla rascador iremos eliminando los restos sobrantes. La silicona liga mal con los adhesivos y, a la larga, acabarán levantando el vinilo en la zona de contacto. Es importante por ello limpiar toda la zona bien.

Una vez que esté todo limpio, despegaremos toda la preserva de papel del vinilo. Si es muy grande la pieza sería bueno que nos ayudara alguien. Con mucho cuidado para que no se vuelva el material y se pegue sobre sí mismo, rociaremos el lado adhesivo con agua que tenga un ligera mezcla jabonosa. Podemos usar una pistola spray para ello. Igualmente rociaremos el cristal con el mismo método.

Seguidamente sujetaremos la pieza de vinilo por dos de los extremos y la colocaremos sobre la zona empapada del cristal, procurando que el lado adhesivo quede en contacto con éste. Este es el momento de procurar que la pieza se coloque exactamente donde deseamos ponerla.

vinilo-acido-cristalesUna vez seguros de que está en su sitio definitivo, con una rasqueta de plástico flexible (suelen venderlas en tiendas de suministros industriales) iremos empujando con mucha suavidad el agua contenida entre el vinilo y el cristal, hacia abajo, hasta que la saquemos toda. Un truco es mojar también el lado anterior del vinilo para que la rasqueta se mueva con suavidad y no dañes el vinilo.

Cuando se haya sacado todo el agua, conviene no tocarlo durante unas horas hasta que pierda la humedad.

En los casos en los que el vinilo esté ploteado con figuras y siluetas, es muy importante no retirar el transportador (papel transfer anterior, no la preserva trasera) hasta que hayan pasado al menos 12 horas. Una vez seco el montaje, se retira el tranfer con mucho cuidado. Tirando despacio y con un cutter y mucho mimo, podremos “pelar” el vinilo sobrante dejando la figura que nos interesa.

El truco final: En ocasiones se producen pequeños pellizcos que dejan una pequeñas marcas blancas, podremos retirarlos fácilmente si calentamos ligeramente el vinilo con un mechero en la zona dañada, pasando la llama rápidamente. Aplicando inmediatamente la rasqueta con mucha suavidad, la marca desaparecerá.

Artículos Relacionados:

Si quieres comprar el material, pídenos presupuesto

 

No se admiten más comentarios