MODOS DE DISPARO TV-AV

DISPARO PRIORIZANDO LA VELOCIDAD O LA APERTURA. CUÁNDO Y POR QUÉ ES CONVENIENTE DISPARAR EN ESTOS MODOS DE DISPARO FOTOGRÁFICO.

 

Seguro que los que ya van siendo veteranos han escuchado en muchas ocasiones, cuando se iniciaban en la afición a la fotografía, que los verdaderos aficionados y «el que sabe» sólo dispara en MODO MANUAL en clara contraposición al modo automático. Veamos por qué esto no es siempre así y por qué es conveniente usar los modos de Prioridad de Velocidad y de Apertura en el disparo fotográfico

DISPARO EN PRIORIDAD DE VELOCIDAD O PRIORIDAD DE APERTURA

dial-NikonEl argumento más recurrido de aquellos más veteranos dirigido hacia los más principiantes, es el que se articula en la pregunta: ¿Para qué te compras una cámara con tantas funciones si terminas siempre disparando en modo automático?

Sin duda, al menos en alguna ocasión, esta sentencia nos ha hecho pensar que este argumento era muy acertado, pero el miedo a abandonar la placidez que la seguridad del modo automático nos aportaba, nos impedía ni siquiera intentar mover la ruedecita del selector del modo de disparo, no fuera que se alterara algo en la cámara y ya no sacáramos nada medianamente decente para colgar en los grupos de facebook que solíamos frecuentar.

El modo manual, efectivamente, nos enfrenta ante la realidad pura y dura del disparo fotográfico sin ningún tipo de protección ni ayuda. Vamos a por todas a la buena de Dios.

¿Esto es siempre así? Obviamente no, en tanto en cuanto que según vamos adquiriendo conocimientos algunos parámetros van siendo controlados y ya no nos situamos delante del problema fotográfico concreto, desnudos y sin documentos.

Lo que ocurre posteriormente, una vez que ya hemos superado el miedo técnico, es que una vez que usamos el modo manual, en muchas ocasiones, no reparamos que la rueda del selector hace también paradas en otros modos de disparo, y que las fotos que tomamos con esos modos diferentes de disparar, no son menos elitistas o trabajadas que las que se toman con el modo manual.

Las alternativas inmediatas al modo manual que van a seguir exigiéndonos un dominio avanzado de nuestra técnica fotográfica, no nos equivoquemos, son el Modo de Prioridad de velocidad y el de Prioridad de apertura.

Fundamentalmente el disparo en estos dos modos lo que nos aporta es liberarnos, en cierto tipo de fotografías, de tener que estar pendiente de, o bien el parámetro de la velocidad, o bien del de la apertura del diafragma, porque en ambos casos lo que haremos será limitar a una velocidad determinada o una apertura concreta, la toma realizada.

¿En qué casos estas características nos pueden ser útiles? Un caso particular puede ser cuando deseamos que la toma fotográfica no salga movida. Es conocido que dependiendo de la óptica, la velocidad mínima de disparo puede variar sensiblemente, pero existe una norma casi admitida por todo el mundo dentro de la práctica fotográfica, que nos dice que por debajo de 1/125 es complicado mantener un buen pulso que no nos dé como resultado una toma trepidada.

Bien en este caso, en condiciones de luz limitada, podríamos restringir la velocidad de disparo mínima a ese 1/125 con lo que nos garantizaríamos la nitidez de una foto por la seguridad de que la velocidad de la toma sería correcta. Un ejemplo sacando fotos de retratos de niños con escasa luz. En estas situaciones nuestros modelos tienen la misma tendencia a no quedarse quietos que cuando la luz es óptima, pero la escasez lumínica nos obliga a disparar despacio. Podríamos aumentar la sensibilidad ISO pero esto nos llevaría a fotografías con un aumento notable de ruido, el cual no es siempre deseable.

modo avLa Prioridad de apertura diafragma, nos va a dar la posibilidad de concentrarnos sólo en el enfoque y en la apertura, sin tener que estar pendientes de qué velocidad de disparo emplear en una determinada serie de tomas que realicemos en un momento concreto, dándonos la tranquilidad de que las tomas estarán siempre libres de trepidación, ya que la cámara ajustará automáticamente la velocidad de disparo a la apertura del diafragma seleccionada y a los valores de exposición que fijamos en el exposímetro.

Del mismo modo, sabemos que la apertura del diafragma está relacionada directamente con la profundidad de campo de la fotografía. En aquellas tomas de paisajes, jugar con unas profundidades de campo generosas, nos dará mucha profundidad a nuestras fotos consiguiendo tener dentro del enfoque, las cosas que se encuentran cerca y a la vez las que estén situadas en el infinito fotográfico del horizonte. Por el contrario, cuando deseemos tomar una fotografía de retrato, nos gustará centrar el punto de fuerte de la toma en los ojos del modelo y dosificar el desenfoque del entorno para captar la mirada del observador allí donde queramos llevarle.

Cuando colocamos el selector en la posición Av (o A en las máquinas NIKON), la rueda que controla el diafragma pasará a controlar el exposímetro, de esta manera fijaremos la exposición en aquel valor que creemos que es el óptimo. La rueda que controla la velocidad del disparo pasará a mover los valores del diafragma que deseemos usar y la cámara automáticamente regulará la velocidad conforme a los parámetros que le estamos exigiendo.

Como vemos, dejaremos en manos de la cámara uno sólo de los tres ingredientes que se dan cita en la toma, al dar prioridad a la Apertura la cámara fijará el valor de la velocidad.

Modo tvPriorizando la velocidad de disparo, (Tv en Canon o S en Nikon) la cámara fijará el valor de apertura automáticamente, mientras nosotros seleccionamos la velocidad mínima que deseamos usar,  para conseguir el valor de exposición que hemos marcado en el exposímetro. Esto se hace igual que en el caso anterior, moviendo la rueda que en modo manual controla el diafragma, pero que, como dijimos anteriormente, ahora ha pasado a controlar los valores de exposición. Al mover la rueda de la velocidad, el diafragma tomará automáticamente el valor de apertura más conveniente en relación al valor de exposición exigido, la velocidad que hemos seleccionado y las condiciones de luz imperantes.

En resumidas cuentas, priorizando la velocidad de disparo conseguiremos exposiciones correctas allí donde queramos obtener resultados consecuencia directa de un uso determinado de la velocidad, por ejemplo el sedado de corrientes de agua.  Priorizando la apertura, conseguiremos exposiciones correctas allí donde los resultados buscados sean consecuencia directa del uso de una apertura determinada, como por ejemplo un bonito bokeh.

Ciertamente, el modo manual usado correctamente nos da estos mismo resultados pero en el modo de Prioridad de la Velocidad o de la Apertura, vamos a contar con un valioso colaborador que nos permitirá centrarnos en la velocidad o la apertura alternativamente dejando a la máquina que vele por el valor alternativo y garantizándonos siempre la exposición óptima.

No dudéis en probarlo, seguro que os satisface mucho.

banner-fotos-en-lienzo

 

No se admiten más comentarios