¿TIFF o JPG?

Esta es una pregunta que se nos plantea siempre cuando queremos guardar un archivo de imagen creado desde un dispositivo de captura de imágenes como puede ser una cámara de fotos digital o un escáner, por ejemplo.

Cuáles son las diferencias que existen entre los dos modelos de compresión y porqué y en qué casos es recomendable el uso de uno o del otro.

Es conveniente, en cualquier caso, que empecemos definiendo los dos formatos.

TIFF

Como muchas cosas en la informática su denominación procede de un acrónimo inglés (Tagged Image File Format – formato de archivo de imágenes con etiquetas). Se debe a que los ficheros TIFF contienen, además de los datos de la imagen propiamente dicha, “etiquetas” en las que se archiva la información sobre las características de la imagen, y que servirán para su tratamiento posterior.

Archivo TIFF lzw

 

Estas etiquetas describen la naturaleza de los archivos, paleta de colores, archivos en blanco y negro, las escalas de grises , la compresión del archivo.

Contienen también información sobre el sistema de almacenamiento de los propios datos de la imagen:por bandas o por secciones rectangulares, lo cual permite a muchas aplicaciones optimizar los tiempos de carga o leer únicamente la zona de interés de una imagen grande.

El formato TIFF permite añadidamente almacenar más de una imagen en el mismo archivo.El formato TIFF admite el sistema de compresión sin pérdida de calidad, el conocido como LZW (Lempel-Ziv-Welch).

JPG

Volvemos al caso anterior, (Joint Photographic Experts Group) En este caso el acrónimo viene de las siglas de la comisión que creó la norma, integrada en sus inicios por la fusión de varias agrupaciones en un intento de compartir y desarrollar su experiencia en la digitalización de imágenes.

Archivo JPG

La compresión JPG es un algoritmo de compresión con pérdida. Esto significa que al descomprimir la imagen no obtenemos exactamente la misma imagen que teníamos antes de la

Una de las características que hacen muy flexible el JPEG es el poder ajustar el grado de compresión. Si especificamos una compresión muy alta se perderá una cantidad significativa de calidad, pero obtendremos archivos de pequeño tamaño. Con una tasa de compresión baja obtenemos una calidad muy parecida a la del original, y un archivo mayor.

Esta pérdida de calidad se acumula. Esto significa que si comprime una imagen y la descomprime obtendrá una calidad de imagen, pero si vuelve a comprimirla y descomprimirla otra vez obtendrá una pérdida mayor. Cada vez que comprima y descomprima la imagen, ésta perderá algo de calidad. La compresión con pérdida no es conveniente en imágenes o gráficos que tengan textos o líneas y sobre todo para archivos que contengan grandes áreas de colores sólidos.

El algoritmo de compresión JPEG se basa en dos defectos visuales del ojo humano, uno es el hecho de que es mucho más sensible al cambio en la luminancia que en la crominancia, es decir, notamos más claramente los cambios de brillo que de color. El otro es que notamos con más facilidad pequeños cambios de brillo en zonas homogéneas que en zonas donde la variación es grande, por ejemplo en los bordes de los cuerpos de los objetos.

Como vemos, los dos formatos gráficos poseen características que los hacen convenientes en distintas situaciones. TIFF es muy recomendable cuando queremos disponer de un formato que no pierda nada de calidad cuando trabajemos con él al guardar la máxima información. Nos aporta, por tanto, máxima fiabilidad a la hora de trabajar con él ya que los resultado serán muy fieles al original.

JPG, por su lado es recomendable cuando no podemos disponer de gran espacio de almacenamiento ya que su grado de compresión es mayor, pero las sucesivas compresiones irán mermando la calidad del archivo que, finalmente, distará mucho de la del original empleado en primera instancia.

Fuente: Wikipedia

 

 

No se admiten más comentarios